PALEOZOICO EN VENEZUELA

Formaciones de Venezuela referibles al Paleozoico han sido identificadas en los Andes, en la Sierra de Perijá y en el macizo de El Baúl. No discutiremos aquí la edad de dos unidades del Escudo de Guayana (la serie Imataca y la Pastora) para las que algunos autores (p. ej., Liddle 1946, p. 67, para la Imataca; Mencher et al., 1953, chart I, para la Pastora) han sugerido la edad, eopaleozoica, puesto que tal correlación se basa principalmente en supuestas equivalencias con formaciones del Brasil, cuya edad tampoco está bien establecida. En el levantamiento de El Baúl, se presentan unos sedimentos metamorfizados (areniscas y filitas) para los que algunos autores (p. ej., Liddle, Mencher) han sugerido la edad paleozoica; pero Feo-Codecido (1955), quien ha estudiado la región, se inclina mas bien a la edad mesozoica y compara las rocas con las formaciones Hato Viejo y Carrizal.

En el momento de entregar a la imprenta el presente articulo, el Dr. W Maync nos suministra la siguiente información con respecto a la presencia del Paleozoico en El Baúl:

En algunas capas de limolitas y arcilitas de color gris-verdusco y rojizo, que afloran al oeste del Macizo de El Baúl, E. Rod muy recientemente logró recoger varios ejemplares de Trilobites. El Dr. Charles E. Decker, de la Universidad de Oklahoma, ha logrado identificar estos fósiles como Olenellus thompsoni (Hall), Paedeumias sp., y ?Wanneria sp. Como resultado de este hallazgo de primerísima importancia se encontró una prueba paleontológica indicando sin duda una edad cámbrica (probablemente Cámbrico Inferior) para unos sedimentos incluidos hasta ahora en las rocas "metamorfizadas" de El Baúl. (Véase MIRELES, FORMACION).

A continuación, nos limitaremos a mencionar las formaciones de los Andes y de la Sierra de Perijá, cuya edad paleozoica ha sido indicada por datos paleontológicos, o por lo menos sugerida por sus relaciones estratigráficas y tectónicas.

El sistema más antiguo cuya identificación está basada en datos paleontológicos, es el Ordovícico, representado por la formación Caparo, en el SE. del Estado Mérida, en la que se encontraron fósiles que indican una edad equivalente a las pizarras de Normanskill, en los E.U.A., y las de Glenkiln y Hartfell, en Escocia; en la clasificación norteamericana, la edad se considera Ordovícico Medio, mientras que en la británica sería más bien la parte inferior del Ordovícico Superior. Los sedimentos no metamorfizados de la formación Caparo, están en contacto de falla con un conjunto de rocas metamorfizadas, la formación Bellavista, que parece ser más antigua, posiblemente de edad cámbrica a proterozóica (González de Juana, 1951, p. 128). Sutton (1946) opina que el grupo Mucuchachí, un conjunto de esquistos, pizarras y filitas de distribución bastante extendida en los Andes, puede ser el equivalente metamórfico no sólo de la formación Caparo, sino de rocas más antiguas (representadas en Colombia por lutitas con fósiles del Cámbrico más moderno y del Ordovícico antiguo). Kehrer refiere el grupo Mucuchachí al Devónico, opinión compartida por González de Juana (1951).

El Silúrico restringido (Gotlandiense) no ha sido identificado. El supuesto "Silúrico Inferior" u Ordovícico, en Valencia, es Cretáceo (ver VALENCIA, CALIZA DE). El Devónico, en contraste, está representado en la Sierra de Perijá por una secuencia clástica muy potente (2.438 metros), el grupo Río Cachirí o Cachiri, dividido en tres formaciones concordantes, en orden ascendente, formación Caño Grande, Caño del Oeste y Campo Chico. La formación inferior contiene una fauna abundante que ha sido descrita por Weisbord (1926) y Harris y Wells (1943), y discutida por Caster (1942); la edad podría oscilar entre el Devónico Inferior más moderno (Oriskaniense) y el Devónico Medio (Hamiltoniense). De la parte inferior de la formación Caño del Oeste, se conocen dos corales, ambas especies presentes en la formación inferior; la formación Campo Chico es estéril en fósiles. Se presume que el grupo puede representar todo el Devónico, pero tratándose de sedimentos clásticos, en los que una gran potencia no guarda necesariamente relación con un intervalo geológico largo, tal presunción nos parece mal demostrada. La formación Río Tinacoa (Liddle, 1943) ha sido equiparada con la Caño del Oeste y la formación Macoíta (Hedberg y Sass, 1937) o Río Macoíta, con la Campo Chico.

El grupo (Río) Cachirí descansa en discordancia sobre un grupo de rocas de edad desconocida, a las que Liddle ha aplicado el nombre poco deseable de "Sierra de Perijá", acortado por Sutton (1946) al también indeseable, "Serie Perijá". Se describe como una unidad de cuarcitas, mica-esquistos y es gneisoides. Liddle cree que el grupo es pre-Paleozoico y Sutton lo correlaciona con el grupo Iglesias, de la cadena andina, el cual ha sido generalmente referido al Pre-Cámbrico. Sin embargo, como señala González de Juana, "hay que tomar en cuenta que el grado de metamorfismo y su intensidad, no guardan relación con la edad de las rocas y que en Venezuela, con demasiada frecuencia, los grados más avanzados de metamorfismo han sido considerados equivalentes a edades antiguas". Por lo tanto, la edad paleozoica no parece estar definitivamente excluida, ni para la serie de Perijá, ni para el grupo Iglesias.

El grupo Mucuchachí (como hemos notado) ha sido considerado por González de Juana como un equivalente geosinclinal de las formaciones clásticas del Río Cachirí, el cual ha sufrido metamorfismo regional. La presencia de rocas devónicas en los Andes, que no han sido metamorfizadas es sugerido por el hallazgo de fósiles devónicos indicado por Liddle (1928, p. 100), en cantos rodados en el río Momboy, en Trujillo norte-central. (Los hallazgos mencionados por Bucher, 1952, p. 13, de fósiles devónicos hallados por Engleman y por Kehrer, son erróneos; los fósiles de Engleman pertenecían a la formación Palmarito, los de Kehrer (1938, p. 64), que sugieren una edad triásica, nunca han sido interpretados satisfactoriamente). La "serie" Río Momboy, sin embargo, según fue propuesta por Liddle, no se puede considerar como una unidad estratigráfica adecuadamente definida, a causa de la poco precisa y confusa descripción; las relaciones de esta "serie" con otros conjuntos de rocas más o menos metamorfizadas de los Andes (Bellas vista, Mucuchachí) son problemáticas. La "serie" Mérida, que Liddle refiere al Devónico, es un equivalente de la formación Sabaneta (Kündig, 1938, Kehrer, 1938), que se describirá abajo.

La formación Cerro Azul, en Barinas, que Liddle (1946, p. 116) cita como posible correlativa de su "serie" Momboy, no es fosilífera; las opiniones sobre su varían, inclinándose algunas hacia la edad devónica otras a la edad permo-carbonífera (o sea, equivalente de la formación Palmarito).

La "serie Mucupatí" de Christ (1927) que dicho autor refirió al Devónico, comprendía capas en parte paleozoicas (que han sido distinguidas bajo el nombre "grupo", mejor formación, Sabaneta, por Kehrer y Kündig), y en parte cretáceas ("grupo" Sabaneta, de Oppenheim, 1937, ahora incluidas en la formación Aguardiente).

Las formaciones que han sido referidas al Paleozoico Superior (Carbonífero y Pérmico) son: la formación Sabaneta de Kündig (1938) y Kehrer (1938), (no de Oppenheim, 1937, que es cretácea), con su equivalente la formación Mérida y la formación Palmarito. Tanto el color de la formación Sabaneta, con sus matices rojos, como la presencia de restos de plantas sugiere un origen no marino, los gasterópodos recogidos por González de Juana (1951, p. 133) no han sido identificados, pero parecen sugerir un incursión marina. Por su posición estratigráfica, esa formación ha sido referida provisionalmente al Carbonífero Inferior, pero podría oscilar entre el Devónico Superior y posiblemente el Carbonífero Superior. La formación Palmarito es marina, y corresponde a una edad que puede oscilar entre el Carbonífero Superior y el Pérmico Superior. La formación Palmarito y posiblemente la Sabaneta se presentan en varias regiones de los Andes y en la Sierra de Perijá.

Como se vé por este resumen y por los artículos detallados, nuestros conocimientos del Paleozoico venezolano son muy deficientes. Debido a nuestra incertidumbre sobre la edad de las formaciones metamórficas ni siquiera es posible todavía una reconstrucción plausible de la historia orogénica. Bucher (1952, p. 13), ha expresado la opinión de que la ubicación marginal del Ordovícico no-metamórfico en los Andes, indica una edad pre-ordovícica para las formaciones metamórficas vecinas; sugiere que los granitos de la "serie" Iglesias podrían ser relacionados con una orogénesis del Paleozoico Superior (p. 14); también sugiere una orogénesis pre-Palmarito (p. 15). Pero hasta que no se hayan verificado estudios muchos más profundos sobre la geología y la tectónica de los Andes venezolanos, no existirán bases firmes para intentar la historia paleozoica de Venezuela. (Véase: BELLA VISTA FORMACIÓN; CAMPO CHICO, FORMACIÓN; CAÑO GRANDE, FORMACIÓN; CAÑO DEL OESTE, FORMACIÓN; CAPARO, FORMACIÓN; CERRO AZUL, FORMACIÓN; MUCUCHACHÍ, GRUPO; PALMARITO, FORMACIÓN; RIO CACHIRI; GRUPO; RIO MACOITA, FORMACION, RIO TINACOA, FORMACION; SABANETA, FORMACIÓN.)

Frances de Rivero

Referencias:

Bucher (1952) Geologic structure and orogenic history of Venezuela. Geol. Soc. Am., Mem. 49, 113 p.

Caster, K. E., (1939). A Devonian fauna from Colombia. Bull. Am. Paleont., 24(86): 218.

Christ (1927) La Coupe Geologique le long du chemin de Mucuchachí a Santa Bárbara dans les Andes Vénézuéliennes. Eclog. Geol. Helv. 20(3):397-414.

Feo-Codecido (1955) Notas petrológicas sobre formaciones que afloran en la región de El Baúl, Estado Cojedes. Bol. Geol. (Venezuela), 3(8): 109-121.

González De Juana (1952) Introducción al estudio de la geología de Venezuela. Ministerio de Energía y Minas, Dirección General Sectorial de Minas y Geología, Caracas, Venezuela Boletín de Geología (Caracas), 1 (2): 195-216

Liddle, R. A.; G. D. Harris y J. W. Wells, (1943). The Río Cachirí in the Sierra Perijá, Venezuela. Bull. Amer. Paleont. 27(108): 273-365.

Hedberg y Sass (1937) Sinopsis de las formaciones geológicas de la parte occidental de la Cuenca de Maracaibo, Venezuela. Bol. Geol. y Min. (Venezuela), 1(2-4): 77-120.

Kehrer (1938) Algunas observaciones sobre la estratigrafía en el Estado Táchira. Bol. Geol. y Min, Caracas, 2(2-4): 44-56.

Kündig (1938) The Precretaceous Rocks of the central Venezuelan andes with some remarks about the tectonics. Bol. Geol. y Min., (Venezuela), 2(2-4): 21-43. (Ed. en Inglés).

Liddle (1928) The geology of Venezuela and Trinidad. J. P. MacGowan, Fort Worth, Texas, 552 p.

Liddle, R. A.; G. D. Harris y J. M. Wells, 1943. The Río Cachirí Section in the Sierra Perijá, Venezuela. Bull. Amer. Paleont. 27(108): 273-365.

Liddle (1946) The Geology of Venezuela and Trinidad. 2. Edic., Paleont. Res. Inst. Ithaca, (1): 890.

Mencher, E., H. J. Fichter, H. H. Renz, W. E. Wallis, J. M. Patterson, and R. H. Robie, 1953. Geology of Venezuela and its oil fields. Am. Assoc. Petrol. Geol. Bull., 37(4): 690-777.

Oppenheim (1937) Contribución a la geología de los andes venezolanos. Bol. Geol. y Min, Caracas, 1(2-4): 25-45.

Sutton (1946) Geology of Maracaibo basin, Venezuela. Am. Assoc. Petrol. Geol., Bull., 30(10): 1621-1741.

Weisbord (1926) Venezuelan Devonian fossils. Bull. Am. Paleont., 11(46): 62.

Enviar Comentarios | El Paleozoico en Venezuela
Código Geológico de Venezuela

© PDVSA-Intevep, 1997