RIO GUACHE, Formación

Formación Río Guache

VALIDO

CRETACICO (¿Maastrictiense?) - TERCIARIO (¿Eoceno Medio?)

Estado Portuguesa

Referencia original: E. Von Der Osten y D. Zozaya, 1957, p. 23.

Consideraciones históricas: Von Der Osten y Zozaya (1957) publicaron el nombre "capas de río Guache" para designar una secuencia de conglomerados, areniscas, lutitas y algunas calizas delgadas, con una notable contenido de material ígneo detrítico, expuesta a lo largo del río Guache en la parte sur-central del estado Portuguesa. Bellizzia y Rodríguez (1968, p. 545) cartografiaron la unidad a lo largo de los contrafuertes andinos entre las ciudades de Acarigua y Guanare, estado Portuguesa, y interpretan que la Formación Río Guache, junto con la Formación Villanueva, forma parte del "Complejo de Morador" de Metz (1960). Ramírez (1968) redefinió y elevó la unidad a rango de formación, para referirse a una secuencia de flysch que aflora en el piedemonte andino del estado Portuguesa. Campos et al. (1977) estudiaron la unidad en el área de Acarigua, notando sus numerosos olistolitos. Rondón (1977) divide la formación en tres litofacies distintas. Campos (1979) dan una descripción litológica mas detallada, notando la presencia de elementos volcánicos en la formación. González de Juana et al. (1980) resumen y analizan sucintamente lo publicado sobre la formación hasta esa fecha. Blin (1989), en un estudio extensivo, describió cinco litofacies distintas y levantó varias columnas estratigráficas de la formación.

Localidad tipo: Los autores del nombre no designaron sección tipo. Ramírez (op. cit.) propuso como sección tipo la que aflora en el río Bombí, afluente del río Are, desde sus cabeceras hasta las colinas terciarias, en el distrito Ospino, estado Portuguesa. El río Guache queda como sección de referencia.

Descripción litológica: Se caracteriza por sedimentos tubidíticos, con una típica estratificación rítmica de flysch y un notable contenido de material ígneo detrítico, extensos depósitos de "wild flysch", bloques exóticos y olistolitos de rocas ígneas básicas, metamórficas y sedimentarias del Cretácico y Paleoceno-Eoceno; muchos de los olistolitos se componen de grandes bloques del tipo La Luna o de calizas rudistoides del Aptiense-Albiense. Las areniscas son líticas, subfeldespáticas, con cuarzo, feldespato, muscovita y fragmentos de rocas generalmente ígneas básicas. Exhiben gradación de grano, estratificación cruzada, marcas de base como moldes de carga, marcas de corriente e icnofósiles. Los conglomerados son lenticulares, con cantos de rocas ígneas, metamórficas, ftanita, arenisca y calizas, en matriz arcillo-arenosa. Las areniscas y conglomerados constituyen el 50% de la formación. Las lutitas son gris oscuro a negras, carbonosas, silíceas, duras y astillosas. A través del afloramiento, estos litotipos se presentan en paquetes con porcentajes cada uno que varían rápidamente en forma lateral.

Espesor: Von Der Osten y Zozaya (1957) estiman unos 500 m de espesor, sin ver la base ni el tope. Ramírez (1968) estiman 1500 m en el río Bombí y decrecimiento del espesor desde allí hacia el suroeste. Campos et al. (1977) estiman unos 2200 m en la fila Moroturo, pero mencionan la posibilidad de mucha repetición por fallas. Blin (1989) estimó un espesor de hasta 5000 m.

Extensión geográfica: A lo largo de los contrafuertes andinos entre Acarigua y Guanare, estados Lara y Portuguesa.

Expresión topográfica: Las partes mas resistentes de la formación forman filas y cerros de topografía accidentada.

Contactos: Von Der Osten y Zozaya (1957) observaron interdigitación de las lutitas desde Río Guache hacia abajo a la Formación Villanueva, confirmado por Blin (1989). Blin (1989) la observó discordante por debajo de la Formación Parángula en la quebrada Guasdas, afluente del río Guache. La Formación Río Guache forma parte de las napas y sobrecorre tectónicamente a sedimentos autóctonos de las formaciones Pagüey, Tilangona y Río Yuca.

Fósiles: Con la excepción de los olistolitos fosilíferos, no se ha encontrado fósiles concretamente diagnósticos de la edad de la formación. Blin (1989) menciona los icnofósiles Planolites, Cylindrites, Asterosoma, Lockeia y Lophoctenium y restos de plantas en la litofacies inferior de la formación en el puente Desembocaderos.

Edad: La edad asignada varía, según las diversas opiniones de los autores, entre Maastrictiense-Paleoceno (Von Der Osten y Zozaya, 1957) por la presencia de foraminíferos planctónicos (¿en olistolitos?) y por la supuesta interdigitación de los estratos de Río Guache con los de la Formación Villanueva, de la misma edad; Paleoceno-Eoceno temprano por su semejanza con la Formación Matatere (Stephan, 1982); Paleoceno-Eoceno (González de Juana et al., 1980) por correlación con las Formaciones Matatere y Guárico; Maastrichtiense Tardío-Eoceno Medio (Campos et al., 1977, 1979) por supuesta correlación lateral de su parte superior con las Formaciones Gobernador, Masparrito y Pagüey; Cretácico Tardío-Eoceno Medio (Blin, 1989) por consideraciones generales.

Correlación: Se correlaciona con las Formaciones Matatere y Guárico y con la parte superior del "Complejo de Morador".

Paleoambientes: Los autores del nombre consideran que el ambiente es nerítico, muy cerca a la playa, por la gran cantidad de material clástico que contiene. Aguasuelos (1990), notando las complejidades y gran escala de las estructuras sedimentarias (olistolitos, brechas, plegamientos intraformacionales) y los comentarios al respecto de Metz (1960) y Pierce (1960), interpretaron un ambiente de deslizamientos submarinos, a veces catastróficos, dentro de un fondo marino profundo, océano abierto, con corrientes termohalinas de fondo, en fin, un ambiente de talud epicontinental afectado por la sismicidad, pero con sedimentación gravitatoria de baja velocidad.

Véase MATATERE, Formación; GUARICO, Formación.

© G. D. Kiser, 1997

Referencias

Aguasuelos Ingenieria, S. C., 1990 Modernización de datos geológicos en el frente de montaña. Vol. III, Estratigrafía/Sedimentología. Corpoven S.A. Informe Inédito, 517 p.

Bellizzia, A. y D. Rodríguez G., 1968. Consideraciones sobre la estratigrafía de los estados Lara, Yaracuy, Cojedes y Carabobo. Bol. Geol., Caracas, 9(18): 515-563.

Blin, B., 1990. The front of the Venezuela Caribbean Chain between the "Serranía de Portuguesa" and The Tiznados region: Lithoestratigraphy and tectonics = Le front de la chaine Caraibe Venezuelienne entre La Serranía de Portuguesa et al region de Tiznados: Lithoestratigraphie et tectonique; Bull Centres Rech Explor-Prod Elf-Aquitaine, 14(1): 89-107.

Campos, V. M., S. Osuna y V. Guédez, 1977. Geología de la región al noroeste de Acarigua y al sur de la Falla Boconó. Mem., II Congr. Latinoamericano Geol., Caracas, 1973, Minis. Min. e Hidrocarb., (III): 1669-1680.

Campos, V. M., V. Guédez y S. Osuna, 1979. Geología de la Serranía de Portuguesa, estados Portuguesa y Lara. Bol. Geol., Minis. Energ. y Min., XIII (25): 3-47.

González de Juana, C., J. Iturralde de Arozena y X. Picard, 1980. Geología de Venezuela y de sus cuencas petrolíferas, Ediciones Foninves, Caracas, Tomo II, 1031 p.

Metz, H. L., 1960. Un complejo sedimentario-metamórfico sobrecorrido en el estado Portuguesa. III Cong. Geol. Venez., Caracas, 1959, Mem., 2: 827-837.

Pierce, G. R., 1960. Geología de la cuenca de Barinas. III Cong. Geol. Venez., Caracas, 1959, Mem., 1: 214-276.

Ramírez C., C., 1968. Definición de la Formación Río Guache. Bol. Geol., Caracas, 9(18): 565-567.

Rondón, F., 1977. Geología de la región de Guanare, estado Portuguesa, II Cong. Latinoam. Geol., Caracas, 3: 1681-1685.

Stephan, J. F., 1982. Evolution géodynamique du domaine Caraïbe Andes et chaine Caraïbe sur la transversale de Barquisimeto (Vénézuéla). Tesis PhD., Univ. Pierre y Marie Curie, Paris: 512 p.

Von Der Osten, E. y D. Zozaya, 1957. Geología de la parte suroeste del estado Lara, región de Quibor (Carta 2.308). Bol. Geol., Caracas, 4(9): 3-52.

2a Edicion LEV Comentarios Recibidos


REGRESAR A LA PAGINA PRINCIPAL