PARACOTOS, Formación

 Formación Paracotos

VALIDO

CRETACICO (Maastrichtiense)

Estado Miranda

Referencia original: R. J. Smith, 1952,p.363.

Consideraciones históricas: Este nombre fue introducido por Smith (1952), señalando que estar constituida predominantemente de filita, y la divide en tres miembros: inferior, medio y superior. Shagam (1960) redefinió la unidad restringiendo el nombre al miembro superior de Smith. Dicho criterio fue aceptado por autores posteriores, quienes continuan su cartografía hasta el estado Cojedes (MacLachlan et al., 1960; Oxburgh, 1965; Konigsmark, 1965; Seiders, 1965; Menéndez, 1965, 1966). Según Beck (1980, 1985, 1986) y Stephan et al. (1980) esta Formación constituye la cobertura sedimentaria del Complejo Ofiolítico de Loma de Hierro. Beck (1985, 1986) describe y cartografía estas rocas, pero utiliza el nombre de Formación Cataurito, que consideramos un sinónimo innecesario. Aquino (1983), Rodríguez (1984), Van Berkel (1988), Van Berkel et al. (1988) y Ostos (1990) la estudian desde El Pao de Zárate, estado Aragua, hasta Altagracia de la Montaña, estado Miranda.

Localidad tipo: Smith (1952) no fija una localidad tipo específica, pero indica que los mejores afloramientos pueden observarse en: (1) Sur de Guayas en el camino hacia Tiara, (2) en el río Tuy al norte de Tácata, (3) cerca de Paracotos, y (4) sitio de El Paují en la quebrada Suapire. En las edición previa del Léxico Estratigráfico de Venezuela (1970) esta imprecisión fue interpretada considerado al "río Tuy, al norte de Tácata, cerca de Paracotos" como localidad tipo, distrito Guaicaipuro, estado Miranda. Hoja 6846, escala 1:100.000, Cartografía Nacional.

A partir de la redefinición de Shagam (1960), cuyo criterio es aceptado en la cartografía geológica de MacLachlan et al. (1960) y otros, pero igualmente en trabajos más modernos (e.g. Bellizzia, 1967, p. 181; Beck, 1985, 1986), surge el problema de que esta Formación no aflora en ninguna de las cuatro localidades mencionadas por Smith, por lo tanto carece de localidad tipo. En parte por esta razón, Beck (1985, 1986) propone cambiar el nombre de esta unidad al de Formación Cataurito, lo cual en principio parece apropiado, pero debido a lo arraigado del uso del nombre de Paracotos en la literatura venezolana, el autor de este capítulo sugiere mantenerlo, asignando dos secciones de referencia para esta Formación: (a) Los afloramientos del río Tuy entre Tácata y Cúa, estado Miranda, que aparecen cartografiados en el mapa simplificado de Bellizzia (1967, p. 181, reproducido en González de Juana et al., 1980, p. 355), y en el mapa detallado de Beck (1985, 1986), estos son los afloramientos más cercanos de esta Formación al poblado de Paracotos que le da su nombre. (b) La sección propuesta por Beck (1985, p. 239, 1986) como localidad tipo de su "Formación Cataurito", ubicada en el cerro al sur de la Hacienda Experimental Cataurito, a media distancia entre los poblados de La Candelaria y El Pao de Zárate al este, y Villa de Cura al oeste, estado Aragua.

Descripción litológica: Shagam (1960) describe una asociación de filita, mármol, metaconglomerado, con metalimolita y metarenisca en menor proporción. La filita constituye el 60% de la Formación, siendo limosa y carbonosa, de color azul grisáceo oscuro, con ocasionales peñones de rocas metavolcánicas y metasedimentarias de hasta 20 cm de diámetro, que González de Juana et al. (1980, p. 346) interpretan como una lodolita guijarrosa. Dentro de la secuencia anterior se encuentran capas delgadas de una roca metalimolítica, maciza y color negro con cubos visibles de pirita. Igualmente se observan capas delgadas de varios tipos de metarenisca de color gris oscuro, que clasifica como arenisca calcárea micácea y waca lítica cuarcífera. Los cuerpos de mármol son microcristalinos de color verde muy claro a gris azulado, en capas lenticulares usualmente con menos de 500 m de largo, los espesores son usualmente de 5 a 10 m, pero el cuerpo mayor conocido alcanza unos 130 m de espesor. En secciones finas, se observan pequeños foraminíferos esféricos reemplazados por calcita, en una matriz de cristalitos de calcita con algo de cuarzo y pirita, así como material carbonáceo y óxidos de hierro en cantidades subordinadas. El metaconglomerado es de color gris verdoso con guijarros de hasta 50 cm de diámetro. Los guijarros están constituidos por fragmentos de metalava basáltica, cuarzo de veta, mármol, ftanita y granofel cuarzo - albítico. Seiders (1965) describió cuerpos de metalava de hasta varias decenas de metros de espesor, interestratificados con la filita, que aparecen muy transformados siendo poco visibles los minerales ferromagnesianos primarios, se presentan tanto como lavas almohadilladas, como en flujos brechados. Van Berkel et al. (1989) en su estudio de la zona de Tácata - Altagracia de la Montaña, cartografían su "Unidad de rocas metasedimentarias" interpretandola como equivalente a la Formación Paracotos, y en ella describen metarenisca, metapelita y mármol, todas estas rocas con efectos metamórficos de muy bajo grado. Esta misma secuencia había sido estudiada por Beck et al. (1984) denominándola como "rocas volcanico sedimentarias del Río Guare", nombre que consideramos innecesario. Extensión geográfica: Esta unidad constituye la Faja de Paracotos de Menéndez (1966) y Bell (1968), siendo interpretada en forma diferente por Beck (1985, 1986), quién la considera como parte de su Napa de Loma de Hierro. La Formación se extiende a través de los estados Cojedes, Carabobo, Guárico, Aragua y Miranda, y según Menendez (1966) está limitada parcialmente el norte y al sur, por las fallas de Santa Rosa y Agua Fría, respectivamente.

Expresión topográfica: Algunos pocos cuerpos de mármol decamétricos a hectométricos forman escarpes y morros con topografía kárstica, el mejor ejemplo se encuentra cerca de la localidad de Cataurito, entre El Pao de Zárate y Villa de Cura, estado Aragua.

Contactos: En la mayoría de los mapas geológicos publicados aparece en contacto de fallas (normales o de corrimiento) con las unidades adyacentes, mientras que Beck (1985, 1986) interpreta los contactos como estratigráficos con su Formación Tiara y con cuerpos de gabro. La falla de ángulo alto de Agua Fría mencionada por Shagam (1960) y Menéndez (1966) como límite meridional de esta Formación, no es reconocida por Aquino (1983), Rodríguez (1984), ni Beck (1985, 1986).

Fósiles: En muestras de mármol de esta formación casi todos los autores que la han estudiado (Smith, 1952, p. 367; Shagam, 1960, p. 637; Konigsmark, 1965, p. 252; Oxburgh, 1965, p. 176; informes inéditos de J. M. Sellier de Civrieux, todo recopilado en Urbani, 1982), han encontrado una importante fauna de foraminíferos, donde algunas de las especies identificadas son: Gümbelina globulosa, G. glabrans, Globotruncana citae, G. gansseri, G. stuarti, Globigerinella messinae messinae, Globigerina cretacea, Plummerella hantkeninoides, Bulimina prolixa, Eouvigerina americana y Nodosaria affinis.

Edad: En base a la fauna de foraminíferos, la edad de la formación se ha asignado al Cretácico Tardío, apuntando principalmente al Maastrichtiense.

Correlación: La Formación Paracotos se ha correlacionado, con las formaciones Mucaria y Colón en el centro-occidente del país, y hacia el oriente con las formaciones San Juan, parte inferior de Vidoño y San Antonio. En el modelo propuesto por Navarro et al. (1988) se postula la correlación entre las formaciones Paracotos y Tucutunemo, considerándolas coevales y formadas en un mismo ciclo sedimentario, pero siendo Tucutunemo de ambiente más profundo. Esta interpretación no coincide con la previa de Beck (1985, 1986), quien considera que la Formación Paracotos forma parte de su Napa de Loma de Hierro, mientras que a la Formación Tucutunemo la coloca en la Napa de Caucagua - El Tinaco.

Paleoambientes: González de Juana et al. (1980, p. 346) interpretan una sedimentación tipo "wild flysh", siendo estas rocas posteriormente metamorfizadas y tectonizadas. Navarro et al. (1988) son quienes tratan este punto con más detalle y señalan que en esta Formación están representadas por rocas formadas en ambientes tales como, facies de talud (hemipelágicas) caracterizadas por secuencias de metapelitas y calizas muy recristalizadas; facies de abanicos de arco con metaconglomerados polimícticos, filitas y grauvacas con estructuras de turbidez; y facies marginales compuestas por metapelitas oscuras y metareniscas grises oscuro muy recristalizadas. Sinonimia: El término Formación Cataurito propuesto por Beck (1985, 1986) se considera un sinónimo innecesario.

© F. Urbani P., 1997

Referencias

Aquino, R. 1983. Geología de una zona ubicada al sur de Tiara y este de San Sebastián, edo. Aragua. UCV, Escuela de geología, Trabajo Especial de Grado, 229 p.

Beck, C. 1980. La nappe ophiolitique de Loma de Hierro, chaîne Caräibe centrale, Vénézuéla (Resumen). Soc. géol. France, 8è. Réun. Ann. Sc. de la Terre, Marseille, p. 31.

Beck, C. 1985. La chaine Caraïbe au merideien de Caracas: geologie, tectogenese, place dans l'evolution geodynamique Mesozoique-Cenozoique des Caraïbes Meridionales. L'Universite des Sciences et Techniques de Lille, Tesis de doctorado de estado, 462 p.

Beck, C. 1986. Geologie de la chaine Caraïbe su meridien de Caracas (Venezuela). Soc. Geol. de Nord, Villeneuve s'Ascq, Francia, Public. no. 14, 462 p.

Beck, C., D. Girard y P. De Wever. 1984. Le "Volcano-sedimentaire du Río Guare", un element de la nape ophiolitique de Loma de Hierro, Chaine Caraïbe Vénézuelienne. Comptes Rendus des Seances de lÁcamie des Scineces, Serie 2: Mecanique-Physique, Chimie, Sciences de l'Univers, Sciences de la Terre, 299(7): 337-342.

Bell, J. S. 1968. geología del área de Camatagua, estado Aragua, Venezuela. Bol. Geol., caracas, 9(18): 291-440.

Bellizzia, A. 1967. Rocas ultramáficas en el sistema montañoso del Caribe y yaciminetos minerales asociados. Bol. Geol., Caracas, 8(16): 159-198.

González de Juana, C.; J. Iturralde de Arozena y X. Picard. 1980. Geología de Venezuela y de sus Cuencas Petrolíferas. Caracas, Ed. Foninves, 2 tomos. 1021p.

Konigsmark, T. A. 1965. Geología del área de Guárico septentrional-Lago de Valencia, Venezuela. Bol. Geol., Caracas, 6(11): 209-285.

MacLachlan, J. C., R Shagam y H. H. Hess. 1960. Geología de la región de La Victoria, estado Aragua, Venezuela. Bol. Geol., Caracas, Public. esp. 3, 2: 676-684. Versión en inglés: Geology of the La Victoria area, Aragua, Venezuela. Bull. Geol. Soc. Am., 71(3): 241-248.

Menéndez V. de V., A. 1965. Geología del área de El Tinaco, centro norte del Estado Cojedes, Venezuela. Bol. Geol., Caracas, 6(12): 417-453.

Menéndez V. de V., A. 1966. Tectónica de la parte central de las Montañas Occidentales del Caribe, Venezuela. Bol. Geol., Caracas, 8(15): 116-119.

Ostos, M. 1990. Evolución tectónica del margen Sur-Central del caribe basado en datos geoquímicos. Geos, Caracas, (30): 1-294.

Oxburgh, E. R. 1965. Geología de la región oriental del Estado Carabobo, Venezuela. Bol. Geol., Caracas, 11: 113-208.

Rodríquez, C. E. 1984. Geología de la zona situada al oeste de San Casimiro, estado Aragua. UCV, Escuela de Geología, Trabajo Especial de Grado, inédito, 133 p.

Seiders, V. M. 1965. Geología de Miranda central, Venezuela . Bol. Geol., Caracas, 6(12):298-461.

Shagam, R. 1960. Geología de Aragua central (Venezuela). Bol. Geol., Caracas, Public. esp. 3, 2: 574-675. Versión en inglés: Geology of central Aragua, Venezuela. Geol. Soc. Amer. Bull., 71(3): 249-302.

Smith, R. J. 1952. Geología de la región de Los Teques-Cúa. Bol. Geol., Caracas, 2(6) : 333-406.

Stephan, F., C. Beck, A. Bellizzia y R. Blanchet. 1980. La chaîne Caraïbe du Pacifique à l'Atlantique. XXVIe. Congr. Geol. Int., París, c-5: 38-59.

Urbani, F. 1982. Comentarios sobre algunas edades de las rocas de la parte central de la Cordillera de la Costa. Geos, Caracas, 27: 77-84.

Van Berkel, D. 1988. Estudio geológico del área de Tácata - Altagracia de la Montaña, estado Miranda. UCV, Escuela de Geología, Trabajo Especial de Grado, inédito, 152 p.

Van Berkel, D., M. Ostos y F. Yoris. 1989. Geología del área ubicada entre las poblaciones de Tácata y Altagracia de la Montaña, edo. Miranda. Geos, Caracas, 29: 97-107.

Bibliografía de Léxicos Anteriores

Aguerrevere, S. E. y G. Zuloaga, 1937-a. Observaciones geológicas en la parte central de la Cordillera de la Costa, Venezuela. Bol. Geol. y Min., Caracas, 1(2-4): 3-22.

Dengo, G., 1949. Geology of the Caracas region, Ph. D. Thesis, Princeton University. Published in Spanish: Geología de la región de Caracas, Bol. Geol. (Venezuela), 1(1): 39-116.

Hess, H. H., J. C. and Maxwell, 1949. Geological reconnaissance of the Island of Margarita, Geol. Soc. Am., Bull., 60(12): 1857-1868.

Menéndez, V. de V., A., 1966. Tectónica de la parte central de las Montañas Occidentales del Caribe, Venezuela. Bol. Geol., Caracas, 8(15): 116-139.

Nicklas, M., 1957. El conglomerado del río Lagartijo y su posible correlación estratigráfica. Soc. Cienc. Nat. La Salle, Mem. 17(36): 85-92.

2a Edicion LEV1st Ed. EnglishComentarios Recibidos


REGRESAR A LA PAGINA PRINCIPAL