YESO

Etimología:

Del latín gypsum, y éste del griego gypsos.

Fórmula química:

CaSO4 . 2H2O


Propiedades físicas:

Sistema: monoclínico. Hábito: cristales tabulares, alargados (de hasta casi un metro) frecuentemente maclados en forma de cola de golondrina o de punta de lanza; cristales transparentes y agregados espáticos (selenita); agregados finamente fibrosos de cristales alargados satinados (sericolita). Agregados en forma de roseta, frecuentemente englobando gránulos de arena, de color rojizo (rosa del desierto); masas granulares y compactas, a veces zonadas de aspecto céreo (alabastro). Dureza: 2. Densidad: 2,2 - 2,4. Color: blanco, gris, amarillento o pardo, a veces incoloro. Raya: blanca. Brillo: vítreo o ceríceo a menudo nacarado en las superficies de exfoliación o para las variedades fibrosas, sedoso. Fractura: concoidea. Exfoliación: en tres direcciones perfectas.

Descripción:

El Yeso es blando (segundo en la escala de Mohs), ligero, perfectamente exfoliable en láminas y escamas delgadísimas, algo flexible, pero no elástico. Es soluble en ácido clorhídrico y también en agua caliente; funde bastante fácilmente y a la llama se hace opaco por pérdida del agua dispuesta entre laminillas.

Origen:

El Yeso está enlazado estrechamente con la anhidrita en lo que se refiere al origen y la posición en la naturaleza. Las mayores masas son de origen sedimentario; el Yeso es uno de los primeros minerales en la precipitación evaporítica. Puede formarse también por la sublimación directa de las fumarolas o por precipitación en los manantiales calientes de origen volcánico. También aparece diagenéticamente en bloques concrecionares en Arcillas y margas. A veces presenta luminiscencia bajo la acción de las radiaciones ultravioletas.

Localización:

Cuatro fajas de evaporitas (Yeso y anhidrita) han sido ubicadas y delimitadas en el país. La mayoría de ellas se encuentran bajo explotación intensiva con miras a producir materia prima para las industrias de cemento y de la construcción. Todas las secuencias de Yeso se asocian con unidades que van desde el Jurásico hasta el Cretáceo. Las manifestaciones de evaporitas presentes en las formaciones terciarias, especialmente del Estado Falcón, constituyen capas muy pequeñas de origen secundario y sin importancia económica. Las fajas evaporíticas son:

Faja de Yeso del Estado Táchira: en las áreas de El Alto y Paramito, región de Pregonero, se ubica una secuencia de Yeso interestratificada con areniscas y lutitas de la Formación Río Negro. La capa posee unos tres metros de espesor y no es uniforme en toda su extensión ya que se lenticulariza en varios sitios. La misma capa aflora en Tenegá y parece ser contínua a lo largo de toda la formación, en una extensión de 6 a 8 Km.

Faja de Yeso del Estado Yaracuy: los depósitos de Yeso se extienden desde Corocote hasta Urachiche en forma discontínua. Los depósitos más importantes afloran en San Pablo, Campo Elías y Camunare, donde han sido explotados en forma intermitente, estando afectados por una serie de fallamientos que se localizan en toda la zona suroccidental del Estado Yaracuy, y asociados con el gran sistema de la Falla de Boconó.

Los depósitos son parte de la Formación Nirgua, constituida esencialmente por esquistos grafitosos, esquistos cuarzo-micáceos y calizas masivas. El Yeso ha sido localizado intercalado con los esquistos y las calizas esquistosas. No se ubicaron dolomitas en las secuencias estudiadas.

Faja de Yeso y anhidrita del Estado Guárico: los depósitos se ubican en la zona de San Francisco de Macaira, constituyendo masas de evaporitas de alta calidad, cerca de uno de los corrimientos principales de la zona. Geológicamente se caracterizan por su posición estratigráfica definida, su lenticularidad pronunciada, estratificación, laminación marcada, fuertes buzamientos aparentemente hacia el norte, y deformación intensa de las capas con plegamientos isoclinales y fallas pequeñas. Hasta el momento han sido ubicados y parcialmente explotados depósitos de evaporitas en Pintera 1, Pintera 2 y mina de Yeso. La mena se caracteriza por su aspecto sacarino, de grano fino, lustre perlino, y un color blanco a blanco grisáceo debido a la presencia de material orgánico. Los depósitos constituyen capas macizas y compactas con fracturas irregulares.

Faja de Yeso del Estado Sucre: los depósitos se ubican a lo largo del extremo oriental sur de la Península de Paria, entre la esenada de Cumaca (oeste) donde desaparecen por lenticularidad y Macuro (este) donde se internan en el mar. Tienen una longitud de 17 Km, de los cuales 7 está cubierto por aluviones en las planicies de Carenero, Patao, Uquirito, Güinimita, Yacuas y Morrocoy.

La capa está cortada por varias fallas transversales, con un rumbo promedio N 15-20 O, que forman parte de un sistema regional. El yacimiento yesífero se encuentra ubicado en la parte superior del miembro Patao, los horizontes infrayacentes al Yeso forman un grueso espesor de calizas dolomíticas, las cuales adelgazan hacia el este. Entre las ensenadas de Patao y Uquirito el intervalo de calizas compactas pasan a esquistos muy calcáreos con solo lentes delgados de caliza. Por encima de las capas de Yeso se ubican esquistos grafitosos, calcáreos micáceos.

El espesor de la capa de Yeso aumenta de oeste a este, de acuerdo con las siguientes cifras: Puerto de Hierro 23 m; Patao 38 m; Uriquito 55 m y Morrocoy 70 m. En Macuro, donde existe una gran actividad a cielo abierto, se explota una sección discontinua de Yeso de 110 m.

Aplicación:

Se utiliza en la fabricación del Yeso empleado en la construcción, como retardante de la solidificación del cemento Portland; como fundente cerámico y fertilizante. Determinadas variedades de alabastro constituyen notables piedras decorativas u ornamentales para interiores y son el material base utilizado para la realización de esculturas, a pesar de su bajísima dureza y de la posibilidad de su fácil alteración.

Asociaciones:

Arcilla Al2Si2O5 (OH)4, Calcita y Caliza CaCO3

Referencias:

GOLD G, G. & J JUBANY CASANOVAS. Atlas de mineralogía. s.l., Colección de ATLAS DE CIENCIAS, EDIBOOK, SA, 94 p.

MILOVSKI, A. V. & O. V. KÓNONOV. (1982). Mineralogía, Moscú. MIR. 319 p.

MOTTANA, A.; R. CRESPI & G. LIBORIO (1978). Minerales y Rocas, Guías de la naturaleza. Barcelona. Editorial Grijalbo, 605 p.

RODRIGUEZ, S. (1986). Recursos Minerales de Venezuela. Boletín del Ministerio de Energía y Minas, Caracas. 15(27). 215 p.

| Página Principal de Minerales | Listado de Minerales |
| Código Geológico de Venezuela | Enviar Comentarios
|

© PDVSA-Intevep, 1997