MERCURIO (CINABRIO)

Etimología:

Su nombre se debe al planeta del mismo nombre. Discórides lo llamaba plata acuática (en griego hydrárgyros), Hydra=agua, gyros=plata. El Mercurio se obtiene del Cinabrio del latín cinnabari, y éste del griego kinnábari, bermellón, por su color. Sinónimo: cinabrita.

Fórmula química:

Elemento: Mercurio Hg
Mena: Cinabrio: HgS.


Propiedades físicas:

Mercurio:
Color: Plata. Brillo: Metálico.

Cinabrio:
Sistema: Trigonal. Hábito: se acostumbra a encontrar en masas granulares compactas, a veces acompañado de otros sulfuros, como la antimonita, los cristales son raramente tabulares a romboédricos. Dureza: 2,5. Densidad: 8,1. Color: rojo claro, rojo oscuro a rojo pardo.
Brillo: adamantino, en agregados masivos exhibe un brillo mate a terroso. Raya: escarlata. Exfoliación: perfecta según las caras del prisma. Fractura: astillosa. Tenacidad: blando. Diafanidad: translúcido.

Descripción:

Es el único metal líquido a temperatura ambiente que existe. Sus vapores son muy tóxicos, produciendo debilidad mental acompañada de deficiencias en el sistema nervioso. El mineral de mercurio más importante es el cinabrio (HgS), del cual se obtiene el metal por tostación:

HgS + O2 ------> Hg + SO2

Es un mineral blando, muy pesado, frágil, inalterable al aire libre, se volatiza a temperaturas superiores a 580 ºC, produciendo gotas de mercurio que se depositan en las partes frías próximas; es insoluble en los ácidos pero es atacable por el agua regia y el cloro gaseoso. Presenta una intensa polarización rotatoria.

Localización:

Hasta el momento, los únicos depósitos de mercurio en Venezuela se ubican en la región de San Jacinto, Estado Lara. Las mineralizaciones de cinabrio (HgS) forman parte de una zona metalogénica localizada en Venezuela Centro Occidental, la cual se extiende desde Aroa (Estado Yaracuy) hasta las cercanías de la ciudad de Carora.

Las mineralizaciones se ubican en rocas clásticas de la Formacion Matatere, una tipica unidad del Terciario Inferior que aflora extensamente en Lara Noroccidental. Las principales zonas mineralizadas descubiertas hasta la fecha se encuentran localizadas a lo largo de la fila principal desde el cerro El Cacique hasta el cerro El Vigía.

En el cerro El Cacique han sido explotados varios niveles; unas zonas mineralizadas se encuentran en la vertiente del cerro La Pereza y otras en la propia fila. El más importante de todos los depósitos, donde se ejecutaron importantes trabajos de explotación, está localizado en la falda sur de la fila de La Pereza, entre las quebradas Paja Amarilla y Saladillo. Más al oeste no se han encontrado depósitos, pero hay indicios indirectos de mineralización ya que en las arenas de los afluentes de la quebrada La Pereza se ha encontrado cinabrio, así como también en las quebradas al norte y sur de las faldas de El Cacique.

Al sur de los trabajos de explotación de la fila de La Pereza no se encontraron indicios de mineralización "in situ". Hasta ahora los trabajos efectuados indican que la mineralización está localizada en la zona de areniscas potentes que forman la fila antes mencionada.

En el cerro El Cacique se han explotado dos niveles con mineralización de cinabrio; uno está situado en la falda sur y el otro en la falda norte. De los dos, el más importante por la cantidad de material producido, ha sido el ubicado en la falda norte. Esta localidad fue objeto de una pequeña explotación de donde se extrajeron varias toneladas de mineral de rico tenor. El estudio detallado de esta región mostró que la mineralización se encontraba en un bolsón a lo largo de una fractura con rumbo EW que cortaba las areniscas de rumbo N 40 E, buzando 50 N. Esta fractura mineralizada, así como las areniscas, están cortadas a su vez por una falla con dirección N 22 E posterior a la mineralización.

En la mineralización en La Pereza, la localidad donde aparecen los mejores depósitos y donde se ejecutaron importantes trabajos de explotación es conocida con el nombre de San Jacinto . Estos depósitos se ubican entre las quebradas Saladillo y Paja Amarilla al este del cerro El Cacique. Esta es una zona de potentes capas de areniscas, con capas delgadas interestratificadas, lo que complica mucho el estudio de la mineralización. Todas las secuencias mineralizadas han sido explotadas en mayor o menor grado, pero una de las más importantes se ubica en el extremo oriental. En esta zona se reconocen tres horizontes de areniscas superpuestos, separados por paquetes de lutitas y areniscas de menor espesor. De estos tres horizontes, solo los dos superiores muestran secuencias mineralizadas. Se nota que estos horizontes se encuentran cortados y desplazados por un sistema de fallas de corrimiento y transversales. Dos capas mineralizadas, de 0,6 m y 0,8 m de espesor respectivamente y separadas por una zona de lutitas, han sido fuertemente explotadas. Tanto en la zona de areniscas como en las lutitas, se observaron muchas fracturas y fallas, siendo más abundantes las fallas de corrimiento con rumbos paralelos al de las capas.

Estudios metalogénicos realizados sobre la gran mayoría de las zonas enriquecidas con cinabrio, indican que la mineralización fue controlada por las capas de lutitas superpuestas a las capas de areniscas que sirvieron como rocas permeables, obligando a las soluciones a seguir por ellas hasta encontrar canales fáciles por donde se desviaron hacia otros estratos superiores favorables a la depositación. Debido a esta circunstancia y a fallas posteriores a la mineralización que dislocaron muchas de esas zonas, es que se encuentra hoy tanta discontinuidad en la mineralización de las areniscas.

Las capas de areniscas cerca de las zonas mineralizadas han sido transformadas en cuarcitas. Aparentemente, éste es el único cambio que han sufrido estas rocas bajo la acción de las soluciones mineralizadas. Las cuarcitas revelan estar constituidas casi en su totalidad por granos de Cuarzo entrelazados. Se observaron además pequeñas cantidades de Circón, Turmalina verde, Pirita, Cinabrio y Epidoto. Estos tres últimos minerales se muestran a lo largo de fracturas y en las líneas de contacto entre los granos de cuarzo recristalizados y en algunos casos reemplazando a éste.

El cinabrio es el único mineral de mercurio que se observa en los depósitos; se encuentra por lo general en las areniscas rellenando fracturas, cavidades y poros y a lo largo de los planos de diaclasas. En las fracturas y cavidades se encuentra en forma de cristales euhédricos, de incrustaciones cristalinas, granos irregulares y, a veces, formando agrupaciones. Por lo regular, aparece solo, pero se observó también asociado con cuarzo, pirita, sericita y en mineral bituminoso.

Origen:

El cinabrio es un mineral de génesis hidrotermal a temperatura muy baja; se encuentra en filones, incrustaciones o impregnaciones en rocas de distintos tipos, relacionados con las manifestaciones volcánicas.

Está también presente como sublimado en los cráteres activos y como depósito químico de las fuentes hidrotermales probablemente alcalinas.

Aplicación:

El mercurio se emplea para hacer termómetros, barómetros y manómetros. También se fabrican lámparas eléctricas y rectificadoras de descarga a base de mercurio. En odontología se utilizan las amalgamas de Estaño, Plata y Oro que son aleaciones de mercurio con estos metales. El cinabrio constituye el principal mineral industrial para la obtención del mercurio. Se ha utilizado también como pigmento mineral con el nombre de bermellón.

Asociaciones:

En primer lugar el cinabrio (SHg), después la tetraedrita CuSbS3, minerales de la oxidación de mercurio y en algunas localidades livingstonita, otras asociaciones son el cuarzo SiO2, pirita

Referencias:

GOLD, G. G, & J. JUBANY CASANOVAS. Atlas de mineralogía. s.l., Colección de ATLAS DE CIENCIAS, EDIBOOK, SA, 94 p.

HOCHLEITNER, R.(1997). Gran guía de la naturaleza Minerales y Cristales, Madrid. Edit. Everest. S.A. 255 p.

KLOCKMANN, F. & RAMDOHR, P. (1955). Tratado de Mineralogía, Barcelona. Edit. Gustavo Gili S.A. 716 p.

LÓPEZ, V. M. & J. H. BRINEMAN Jr., 1943. Estudio geológico y minero del yacimiento de mercurio de San Jacinto, estado Lara. Revista de Fomento, Min. Fomento, Caracas, 5(50): 29-61.

MINISTERIO DE MINAS E HIDROCARBUROS, DIRECCIONES DE MINAS Y DE GEOLOGÍA (1971). La industria minera en venezuela: situación y perspectivas para el desarrollo nacional, Caracas, 98 p.

MOTTANA, A, R. CRESPI & G. LIBORIO.(1999). Minerales y Rocas, guías de la naturaleza. Barcelona, Editorial GRIJALBO, 605 p.

RODRIGUEZ, S. (1986). Recursos Minerales de Venezuela. Boletín del Ministerio de Energía y Minas, Caracas. 15(27). 215 p.

| Página Principal de Minerales | Listado de Minerales |
| Código Geológico de Venezuela | Enviar Comentarios
|

© PDVSA-Intevep, 1997