Dic 15 al 19
  ¿Sabía Ud. que?

El símbolo de PDVSA está basado en un petroglifo en forma de sol ornamentado, representado en la Piedra Guarataro que se encuentra en Caicara del Orinoco. La simbología del sol como fuente de energía es asociado con la empresa.
Inicio / PDVSA Informa
 
››››››››››››››››››››››››››››››
PDVSA Informa
  Ámbito petrolero
   Especiales
   Forjadores
   Fotografías
   Audios
   Videos
   Fotoreportajes
  15-03-2009

PDVSA cumple con pagos a trabajadores de contratistas

Maracaibo.- Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), desde que asumió el compromiso de pago de salarios a trabajadores de las contratistas navieras, el pasado 20 de febrero de 2009, cumple a cabalidad con esta tarea en respuesta a la actitud irresponsable de algunas empresas que prestan servicio a la principal industria del país.
 
Siguiendo este lineamiento, Petróleos de Venezuela acordó también asumir el pago de salarios del personal que labora actualmente en las empresas de control de sólidos adscritos a los taladros de EyP Occidente, para hacer justicia y cumplir con lo establecido en la Convención Colectiva Petrolera 2007 – 2009 (CCP).
 
La cláusula 74 de la actual CCP, numeral 14, establece que a partir del depósito legal de la Convención, en los contratos de control de sólidos en actividades de taladros en el área de exploración, perforación y producción, la empresa (PDVSA) conviene en amparar a los operadores de equipos de control de sólidos como parte de la estructura de labor bajo régimen de nómina mensual menor, aplicándole las condiciones laborales y demás beneficios que se deriven de esta  convención.
 
Incumplimiento de las contratistas
El nuevo compromiso adquirido por PDVSA obedece al incumplimiento de un grupo de contratistas de control de sólidos que no respetaron los acuerdos alcanzados en conversaciones y mesas de trabajo realizadas desde abril de 2008 hasta la presente fecha. El plan de pago acordado fue pisoteado por empresas que ahora se victimizan ante la opinión pública y pretenden generar incertidumbre y zozobra entre los trabajadores petroleros para crear caos.
 
Debido al incumplimiento de pago de las contratistas, la empresa petrolera  canceló durante el mes de octubre del año 2008 la deuda a los trabajadores que correspondía al 50% del retroactivo –de noviembre 2007 a agosto 2008- constituido por Tarjeta Electrónica de Alimentación (TEA), diferencia salarial calculada entre Ley Orgánica del Trabajo y CCT, e impacto por utilidad.
 
Se realizó también una auditoría del personal que venía trabajando como técnico de control de sólidos, y PDVSA inmediatamente procedió a cancelar el otro 50% de los beneficios correspondientes al personal elegible. Las mesas de trabajo continuaron su desarrollo con el propósito de revisar al resto del personal.
 
De acuerdo con los planes, las empresas contratistas se comprometieron también a cancelar a sus trabajadores salarios bajo del régimen de la  Convención Colectiva 2007 – 2009, desde el 15 de septiembre del 2008.
 
En la actualidad, a pesar de que Petróleos de Venezuela honró su compromiso de pago a proveedores y empresas contratistas, algunas de éstas manifiestan no tener flujo de caja para cumplir con los compromisos laborales establecidos y muy irresponsablemente han dejado de cancelar varias quincenas a sus trabajadores, además de otros beneficios de necesidad primaria como asistencia médica y farmacia.
 
La Nueva PDVSA, como empresa de propiedad social, informa a la colectividad en general que cancelará el jueves de la próxima semana el pago adeudado por las contratistas a los trabajadores de control de sólidos, al igual que lo está haciendo con las empresas navieras, a fin de garantizar los beneficios sociales y contractuales correspondientes al personal de las empresas de servicios. De igual modo, manifiesta su compromiso de hacer seguimiento para que en adelante los pagos se realicen  en el tiempo debido.
 
La situación que se ha presentado actualmente con los pagos a trabajadores de empresas contratistas es parte de la guerra de sectores contrarios al proceso revolucionario que inescrupulosamente desean generar crisis en la industria petrolera, utilizando a los trabajadores y las trabajadoras para intentar lograr este objetivo.