06 al 10 de Mar
  ¿Sabía Ud. que?

El símbolo de PDVSA está basado en un petroglifo en forma de sol ornamentado, representado en la Piedra Guarataro que se encuentra en Caicara del Orinoco. La simbología del sol como fuente de energía es asociado con la empresa.
Inicio / Biblioteca Digital / Discursos
 
 
Discurso del Presidente Nicolás Maduro en el Primer Foro China - Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)

Discurso del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros,
Primer Foro China - Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac),
Beijing, China
7 de enero de 2015

“Presidente Xi Jinping; querido Presidente Luis Guillermo Solís, de Costa Rica; querido Presidente Rafael Correa, del Ecuador; querido Primer Ministro de Bahamas, Pierre Christy; Cancilleres, Jefes de la Delegación de nuestra hermana Cuba, miembros del Comité Latinoamericano, Ministros, Ministras, funcionarios.

Realmente estamos viviendo una hazaña histórica, el encuentro que se llamaba hace una década atrás de civilizaciones es un hecho, es un encuentro histórico de caminos, de esfuerzos, de lucha, de pueblos que se negaron a conformarse con el esclavismo pasado, los colonialismos, los neocolonialismos, y fueron capaces de mantener sus sueños de dignidad, de vida, regiones enteras se resumen en este encuentro histórico, entre China, en su proceso de gran revitalización histórica de su cultura y su poder milenario, y América Latina y el Caribe, por primera vez unidas en un proyecto, en una visión, en un sueño. Largos han sido los caminos.

Presidente, extraordinarias reflexiones que hemos escuchado, grandes lecciones de sabiduría en las palabras del presidente Xi Jinping, del Presidente Solís, del presidente Rafael Correa. Decía que es una hazaña histórica porque nuestra organización es una niña, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, apenas en diciembre de 2008, presidente Lula Da Silva, Brasil nos convocó en la provincia Salvador de Bahía al primer encuentro para estudiar la idea de que América Latina, con sus 33 países, asumiéramos la construcción de un camino compartido, como lo llama el presidente Xi Jinping.

Luego nos encontramos en México, recuerden, Cancún febrero 2010. Y allí se decidió en un largo debate asumir el concepto de la construcción de una comunidad: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Recuerdo que debatimos en su momento si era una organización de Estados, y dijimos que no; tenía que ser una comunidad de pueblos, de Gobiernos, de Estados; si era una unión de Estados, dijimos todavía no, es el objetivo quizás histórico para más adelante, y se fijó para el 2011 la cumbre fundacional que se realizó bajo la presidencia del Comandante Hugo Chávez, el 2 y 3 de diciembre. Allá nos dimos cita, en Caracas, y allí se dio la Cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, se fijaron las primeras orientaciones y principios, luego estuvimos en Chile, enero 2013, bajo la presidencia de Sebastián Piñera. Luego nos vimos en La Habana en la cumbre histórica en que Cuba asumió la presidencia en toda nuestra América Latina y el Caribe con un mensaje muy claro de solidaridad y dignidad hacia el pueblo cubano, en enero de 2014, hace un año exactamente.

Así que en este breve tiempo ha surgido nuestra Comunidad de Estados Latinoamericanos. Iniciamos en 2012, lo recuerdo muy claramente, yo era Canciller del Comandante Chávez cuando en septiembre de 2012 asistimos aquí a Beijing, el Canciller de Chile, Alfredo Moreno, el Canciller para aquel entonces, Bruno Rodríguez, y mi persona, e iniciamos las conversaciones con China sobre la construcción de un espacio común, de un espacio para el nuevo mundo del siglo XXI, así que realmente los tiempos han pasado y se ha demostrado la gran fortaleza que hoy tienen nuestras regiones.

Hemos logrado juntar nuestros caminos. En Brasilia, la presidenta Dilma Rousseff nos convocó en junio pasado. Lo recuerdo clarito como si fuera ahora el discurso del presidente Xi Jinping, la fórmula del uno más tres más seis. Hoy tenemos elementos ya aprobados de un programa común, China, América Latina y el Caribe. Tres, decía el presidente Xi Jinping, tres motores de inversión para el desarrollo, el comercio y el financiamiento. Efectivamente ya sobre esos tres motores vamos andando a una buena velocidad, y seis, los temas fundamentales del desarrollo. Hoy podemos decir que los trabajos están adelantados por nuestras comisiones. La importancia que le ha dado la República Popular China a este foro de cooperación, hoy en su instalación, hace realidad esas tres ideas, esas tres orientaciones.

El presidente Xi Jinping hace apenas seis meses en Brasilia, así que le agradezco al presidente Xi Jinping, con motivo de esa visita de trabajo, su invitación para la participación en la instalación de este foro, este foro que hoy instalamos no solamente tiene historia, bastante historia tenemos, bastante historia de los libertadores, Simón Bolívar y toda la generación virtuosa de libertadores de hace 200 años, no solamente tenemos bastante historia en las luchas del siglo XX, del siglo XXI, sino que también tenemos bastante fuerza del presente, y bastante fuerza y voluntad política hacia el futuro.

Se han definido un conjunto de orientaciones, lo decíamos ayer, somos dos regiones. China ha logrado posicionarse hacia el siglo XXI como la potencia más importante de las potencias emergentes hoy por hoy, y como le gustaba decir a nuestro Comandante Hugo Chávez, una gran verdad, China está demostrando que es posible ser potencia sin pretensiones imperiales y sin pretensiones hegemonistas de dominación de regiones y del mundo, y esa es una gran virtud.

Yo le decía ayer al querido presidente Xi Jinping en la cena: este momento que estamos viviendo es una oportunidad única en la historia de la humanidad. Si vemos la historia de siete mil años atrás, la historia de la civilización conocida es la historia de los imperios, un imperio que sustituye al otro, es la historia del colonialismo, del esclavismo, del saqueo en todos los siglos en todos los continentes. Lo vivimos nosotros. Hace quinientos años hubo una ruptura total con la historia natural de nuestra América original, de nuestra América aborigen, y cuántos siglos pasaron para que reencontráramos el camino, los descendientes de los aborígenes, de nuestros abuelos africanos, de los europeos que vinieron, cuántos siglos de lucha, cuánta búsqueda para encontrar un camino común, un camino de justicia, de humanidad, y aquí estamos, es una oportunidad única y hay que valorarla, y nosotros valoramos al máximo nivel el encontrar otros caminos y rutas, la potencialidad de trazar los principios de humanidad para el siglo XXI, de paz, de cooperación, que nadie pretenda controlar los recursos naturales, ni utilizar el financiamiento, ni la moneda, como se ha utilizado en el siglo XXI, para someter pueblos enteros, para chantajear. Rechacemos el uso de la fuerza, la amenaza de sanciones económicas contra pueblo entero como mecanismo.

Ese mundo del pasado debe ser superado, y encontremos, afirmemos este camino en conjunto, realmente es la hora de nuestro pueblo, cuidemos estos esfuerzos, no faltarán quienes traten con la intriga, traten con la mentira de manipular este paso histórico que estamos dando entre China revitalizada con un proyecto de humanidad, y nuestra América Latina y el Caribe en su diversidad, marchando juntos con sus propios pies frente a quienes intenten vulnerar estos esfuerzos hermosos, profundos, de unión, de trabajo.

Hagamos como dice el presidente Correa, concretemos los esfuerzos, hagamos una dinámica virtuosa que permita mantener la velocidad y la calidad del ritmo de nuestro encuentro, del encuentro de China y de América Latina. Esta es la hora de los pueblos, esta es la hora de la paz, esta es la hora de la esperanza. Muchas gracias presidente Xi Jinping, muchas gracias queridos compañeros”.